Álbum Familia Antileo Burgos

Testimonio I Isaías Antileo Caniupan (por Sonia Antileo Burgos)

LLEGADA A SANTIAGO

“La mama (Ester Burgos) decía que la Norma tenía 6 meses cuando llegaron. Y ella nació en el 65, así que debe haber sido en el año 1966. Se vinieron todos en esa fecha. El tata había venido a comprar solo antes. Me parece que se vino porque no pudo trabajar más en la mina. Ve que el tata tenía la mano así, atrofiada. Entonces por eso se vino acá a Santiago y como mi tío José vivía acá en Santiago, él le consiguió trabajo, en la Química. En ese tiempo se llama Química Industrial. Ahí se quedó trabajando y no salió más. Cambiaron de jefe, cambiaron de nombre. Pero siempre trabajó en la empresa, lo que pasa es que después se cambió de nombre y se pasó a llamar Fisira”. (Sonia Antileo Burgos)

LA VISITA DE LA ABUELA ICA

“A veces venía la abuela Ica (María Caniupan Yevilao). Esta foto es del Cerro San Cristóbal (ver foto 02 del álbum). Me acuerdo que tuvieron que subirla, porque ella tenía algo con las escaleras. Era bien llevá a sus ideas. La subieron (…) Después la fuimos a dejarla a la estación de trenes. A veces venía. Una vez al año venían. Murió cuando yo tenía 8 o 9 años”. (Sonia Antileo Burgos)

LOTA

“(El tata) Se fue a Lota después que nació mi hermano, cuando tenía como dos años. Cuando tenía como 18 o 19 años. El tata no se quería hacer responsable del hijo. Y se escapó a Lota, pero como la abuelita era bien correcta, lo obligó a casarse. Y ahí se fueron para Lota. Ahí estuvo hasta que se vino a Santiago”. (Sonia Antileo Burgos)

LA CASA EN LA LEGUA

“Mi papá compró acá y cuando compró, cuando se vinieron de Lota, los que eran dueños todavía vivieron un tiempo más con ellos. Ahí empezaron a construir y todo eso. Y la hicieron ellos dos. Mi papá (Isaías Antileo) y mamá (Ester Burgos) hicieron esta casa. Nada de trabajadores y todas esas cosas. Lo primero que hicieron fueron las piezas de allá al frente y después esta. Todo de a poco. Fueron años de trabajo (…) En el barrio cada cual hizo su casa. La casa de al lado es de adobe. Acá esta pared es de adobe. (…) Esta casa era una rancha, piso de tierra y adobe parado”. (Sonia Antileo Burgos)

GALLINAS EN DICTADURA

“Cuando era dictadura andaban entregando en camión aquí po. Llegaban a entregar a camiones. Se traían los camiones y aquí los repartían las cosas a la gente. Entonces traían gallinas vivas y nosotros con mi suegra (Ester Burgos) íbamos y sacábamos gallinas y métale tirando las plumas, pelándolas…” (Eugenia Acuña)

LAS FOTOS

“Al tata le gustaban las fotos. Siempre escribía en las fotos (…) Cuando le sacaban fotos se echaba limón en el pelo. Se peinaba y se ponía en el patio y decía, sáquenme fotos. Y se ponía camisa, pantalón, bien arreglado”. (Eugenia Acuña)

“Costaba mucho sacarle una foto espontánea. Siempre era con pose”. (Sonia Antileo Burgos)

SU MUERTE

“Ocho meses después de trabajar, murió. Yo creo que se dejó morir. El siempre decía, yo cuando salga del trabajo voy a durar seis meses, voy a durar seis meses. Siempre lo dijo, siempre, siempre dijo eso. Salió del trabajo en diciembre. Enero y febrero estuvo bien. Hacía su vida. Salía, se iba para la playa, donde él quisiera. Tenía una polola por ahí. Se iba donde la polola. Y de ahí en marzo empezó a enfermarse. Empezó a tomar y a tomar y duro seis meses más. Él quiso. Siempre dijo eso y así fue”.

Ester Burgos e Isaías Antileo

*El uso de las fotografías de este sitio web, solo puede realizarse con el permiso de las familias correspondientes y dueñas del archivo fotográfico. Queda prohibido el uso del material, más allá de la investigación relacionada con el libro y el sitio web del proyecto “Santiago waria mew, memoria y fotografía de la migración mapuche”. Cualquier otro fin debe ser consultado.